errores-conversion

Rodolfo se echa las manos a la cabeza

Si tienes una página web o una lista de distribución de emails está claro que buscas una conversión. No tiene por qué ser una venta, quizá tu objetivo sea un número de páginas vistas por visita, un registro o incluso conseguir una descarga, pero a fin de cuentas es conversión igualmente.

Pues bien, el diseño es de vital importancia una vez un usuario llega a tu site para conseguir esa conversión, y como tal es un arma de doble filo, ya que si lo realizas correctamente catapultará el porcentaje de conversiones, pero si no es así puede dejarlo a la altura del betún.

Por eso nos hemos currado una lista sobre los 5 errores de diseño más típico que afectan negativamente a la tasa de conversión de tus acciones, ahí la tienes:

Cabeceras

A la hora de convertir es lo primero que llama la atención al usuario, y es por eso que en ellas radica una importancia vital. Ahora bien, tienes que cuidar no sólo el diseño (ya sabes, que esté en concordancia con el resto del texto, que sea muy legible y que sea simple y directa) sino también su peso, ya que si la cabecera ralentiza todo el proceso las conversiones bajarán, todo un arte, vaya.

Demasiadas llamadas a la acción

Hay muchos diseñadores que se pasan de llamadas a la acción (he llegado a ver landing pages con más de 10 llamadas a la acción en lo que ocupa una pantalla de 15.4!) y eso aturde al que lo está viendo al otro lado de la pantalla.

En el caso de las llamadas a la acción (casi) siempre menos es más, y es mucho más cómodo ofrecer la información a tus usuarios con una sola llamada a la acción por “pantallazo” pero que sea fácilmente identificable y que no haya lugar a dudas sobre lo que hay que hacer a inundar toda la pantalla.

Theme muy visto

Tener un theme que tienen otras muchas páginas webs no tiene por qué ser malo del todo, pero no te engañes, es mejor que, si tienes un proyecto propio en el cual estás invirtiendo mucho dinero, inviertas también en un theme propio que haga las cosas tal y como tú quieres, en realidad no cuesta tanto.

Diseño no prioritario

Una vez comienza el proceso creativo llega un momento en el que se nos puede ir la pelota bastante y dejar el diseño de lado, centrándonos en aspectos más técnicos, pero ojo, una landing page, por mucho que también tenga que estar optimizada para buscadores, permita compartir en redes sociales y demás, muy por encima de todo esto debe estar un hecho principal: que convierta, y para eso debes tratar el diseño como algo prioritario.

Pereza

La pereza es la madre de todos los pecados, y para los diseñadores no podría ser de otra manera, hay muchas veces que el diseño de una landing page empieza muy bien, plagado de ideas y buen hacer, y según vas a haciendo scroll ves como la calidad se va diluyendo como un azucarillo, claro indicativo de que al diseñador en cuestión le ha vencido la pereza más absoluta, o las prisas por terminar el trabajo cuanto antes.

Como podrás imaginar, poco aporta a las conversiones, porque según el usuario quiera informarse un poquito más acerca de lo que le intentas vender verá como poco a poco su interés se disipa.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This