En todo proyecto que vaya de la mano de WordPress siempre hay un debate en el aire que no debería existir: ¿compramos un theme o ponemos uno gratuito?, para proyectos pequeños suele ganar la segunda opción, pero muchas veces (de hecho, la mayoría) es un tremendo error tener un theme gratuito para un proyecto serio, sea grande, mediano o pequeño, por varias razones:

Profesionalidad

Un theme de pago te diferencia mucho más que uno gratuito ya que lo tiene mucha menos gente, y, con poquito que lo personalices cambiando colores, fuente y como mucho algún tamaño tendrás un theme totalmente nuevo y único.

Como sabrás, tener un site único te hace parecer más profesional, y en esto de los negocios por Internet la apariencia cuenta muchísimo, ya que no deja de ser tu carta de presentación, y ten por seguro que nadie, absolutamente nadie, quiere pasar su valioso tiempo (y mucho menos comprar) en un sitio que no le inspira confianza.

El código de los themes gratuitos

¿Alguna vez te has preguntado por qué un theme es gratis?, evidentemente todo theme tiene mucho trabajo detrás, y más cuando son buenos, sean de pago o no lo sean.

La cuestión es que cuando tu pagas por un theme con eso estás remunerando al diseñador y a la compañía por el buen trabajo, pero, ¿qué pasa, qué los diseñadores de los themes gratuitos se alimentan del aire?, ni mucho menos, mi pequeño padawan.

Normalmente los themes gratuitos llevan una serie de enlaces, y no sólo en el footer, sino también en otras partes del código que hacen que cada vez que alguien se lo descarga y lo instala el site del desarrollador se lleva un montón de enlaces nuevos para su site, haciendo que su posicionamiento crezca, y esa es su forma de “pago” por así decirlo.

Por supuesto, esto no siempre es así pero es una generalidad obvia (sino lo crees, baja themes gratuitos y navega por su código, a ver qué encuentras)

Ligereza

Los themes de pago suelen ser bastante más ligeros que los gratuitos, pero, ¿cómo es posible si están programados “igual” y bajo el mismo Gestor de Contenidos?, sencillo, es porque los themes de pago suelen tener una serie de funcionalidades que te permiten prescindir de plugins.

Por ponerte un ejemplo, los themes de Elegant Themes tienen metido dentro de las opciones del theme pestañas para SEO, navegación y muchas opciones de “quita y pon” que hacen que puedas prescindir fácilmente de una docena de plugins, y claro, al final eso significa que tu site irá mucho más rápido.

Soporte

¿Qué pasa si toqueteas algo en el código de tu WordPress y la lías gorda?, pues con un theme gratuito las que lías las tienes que arreglar tú, lo cual no es un mal ejercicio para aprender pero que sinceramente creo que debería hacerse en un domino de pruebas, no en el de un proyecto serio.

Sin embargo, los themes de pago suelen tener un equipo de soporte mejor o peor, con hilos en foros, formularios de contacto e incluso vía telefónica, dependiendo de la empresa en cuestión, los cuales te pueden sacar de más de un apuro, y eso no se paga con dinero.

ROI más elevado

Si unes la mayor velocidad, cantidad de opciones, y que muchos themes de pago te permiten poner botones donde quieras y tener widgets de llamada en barras laterales e incluso hacer landing pages con formatos distintos (desde portfolios hasta formularios) al final la consecuencia es que la conversión media de un theme de pago es mayor que la de un theme gratuito, y al final más conversión significa más dinero para ti y para tu proyecto.

Ésto son sólo las cinco razones más básicas de los beneficios de tener un theme de pago, si se te ocurre alguna más, ya sabes, lo comentarios son todo tuyos.

Ahora bien, sino sabes por donde comenzar en este tipo de themes las dos empresas que suelo utilizar para mis proyectos son Elegant Themes y WooThemes, disfrútalas.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This