Si en tus blogs utilizas imágenes de tu propia cosecha o bien quieres tener tu WordPress limpito sin copias infinitamente grandes de imágenes que nunca vas a utilizar pero que te van a ocupar espacio en el servidor necesitas cambiar el tamaño de imagen en muchas ocasiones.

Para ésto hay opciones casi infinitas, pero hoy me he querido fijar en las tres formas que probablemente más se usen, así que, por orden de prioridad, vamos a ello.

Cambiar el tamaño de imagen en tu PC al vuelo

Antes de conocer Image Resizer, una bonita “aplicación para Windows”, por llamarla de alguna manera, yo también abría Photoshop para cambiar el tamaño de imagen, pero ya nunca más.

Image Resizer se instala en tu PC y tiene una funcionalidad única y simple que realiza a las mil maravillas: pulsas con el botón secundario en la imagen que quieras cambiar el tamaño y verás una opción nueva en el cuadro de opciones, que es la opción de “Resize Picture“, es decir, cambiar el tamaño de la imagen.

Al pinchar ocurrirá que te sale una ventana en la cual la aplicación te permite seleccionar el tamaño de imagen que quieras, ya sea en uno de los cuatro tamaños predeterminados o bien que elijas a cuántos píxeles lo quieres y, sin tener que abrir siquiera la imagen, en menos de un segundo ya la tendrás cambiada, lista para subir a tu WordPress.

cambiar-tamano-imagen

Además esta aplicación es tan buena que te permite mantener las proporciones y hacer (o no) copia de la imagen original por si algo falla, todo un must, vaya.

Usar el editor para cambiar el tamaño de imagen

Puede ser que no te guste usar lo que te propongo arriba, o puede ser que un día estés es un PC que no es el tuyo y no lo tengas instalado, por eso siempre hay que tener al menos un plan B.

En éste caso lo único que tienes que hacer es subir la imagen original e ir al editor de HTML y fijarte en los atributos “width” (ancho) y “height” (alto) de la imagen, normalmente aparecen seguido de un número de píxeles como puedes ver aquí más abajo:

tamano-imagen-cambiar-width-height

Tan sólo tienes que cambiar el número, eso sí, intenta mantener las proporciones porque sino puedes montar un desaguisado bastante considerable.

Usar servicios online para cambiar el tamaño de imagen

Ahora bien, si no estás en un ordenador que no sea el tuyo y no te atreves a tocar los dos atributos (sí, los hay miedosos), siempre puedes cambiar el tamaño de la imagen antes de subirla a WordPress gracias a uno de los múltiples sitios que sirven de ello, hay a montones desde Shrink Pictures hasta Resize Your Image, suelen funcionar bien pero claro, tardarás un poquito más que en hacer clic derecho.

Ahora te toca, ¿qué método usas tú para cambiar el tamaño de imagen antes de subirla a tu blog?, ¡dale a los comentarios!

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This