Por si has estado metido en un bote de mayonesa durante los tres últimos años, hoy en día hay que estar en Twitter, y ojo, no de cualquier manera, porque ya que estamos, estamos bien, y por eso te hemos preparado siete consejos básicos (a la par que efectivos) para que subas tu número de followers sin (apenas) esfuerzo, ahí van, que hoy toca post largo:

1. Twittea cuando tus seguidores estén conectados

Es de Perogrullo™ pero a muchos se nos olvida: si quieres que te lean, crea el contenido (en este caso, los tweets) cuando más seguidores estén conectados y así, claro está, tendrás más posibilidades de éxito.

Para medir cuando tienes más seguidores conectados es tan sencillo como instalar la extensión SocialBro en tu Chrome y ponerla a andar.

2. Inicia y mantén conversaciones

Si quieres ganar notoriedad hay que crear conexiones e influencias, y la mejor forma de hacerlo es iniciar conversaciones (ojo, tampoco te metas donde no te llaman) y, una vez las inicias, manteniéndolas, así poco a poco tu nombre quedará en su Timeline en forma de listas.

3. No seas pesado

Hay una máxima: A todo el mundo le gusta que le miren, pero a nadie le gusta que le observen, así que ya sabes, no seas pesado, ni en las conversaciones, ni poniendo tweets a cholón. Todo tiene un límite.

4. Usa el contenido como reclamo

Lo bueno de Twitter es que el contenido es ciertamente importante para salir en las búsquedas y para que te tengan en cuenta, así que “sólo” tienes que compartir contenido de calidad que le interese a tus followers para que veas como lo comparten y como empiezan a subir tus followers.

5. Mantén la coherencia

Sea tu cuenta personal o profesional lo importante es mantener siempre la coherencia, mostrarte tal y como tú eres (o tal y como quieres que sea tu proyecto) y no salirte de esa línea.

Ten en cuenta que las disonancias cantan, y mucho, en las redes sociales, y te puede venir encima una crisis de reputación online del tamaño de Sigüenza.

6. No sigas cuentas inactivas

Hay gente que sigue cuentas a bulto para tener una posibilidad de followback, pero claro, seguir a cuentas inactivas no tiene ningún sentido, ya que ni van a compartir contenido, ni van a interactuar contigo, es decir, es trabajo perdido.

7. Sigue a alguien por algo

Es decir, cuando sigas a alguien, que sea con un objetivo (más o menos maquiavélico), es decir, ya sea porque el tipo hace buen contenido o porque te quieras camelar a una twitstar y que te apadrine, el caso es tener un objetivo claro, y llegar a cumplirlo.

Bola extra: ¡Mide, mide y mide!

Pero claro, todo esto no es absolutamente nada de no medir los resultados de cada acción, así que ya sabes, ves midiendo como van subiendo (y bajando) tus followers de forma periódica, si has conseguido que esos tan importantes te sigan, y si has conseguido, en definitiva, tus objetivos.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This