empezar-blog

A la línea de salida

En esto del blogging como en cualquier otra actividad sólo hay una forma de aprender: intentar hacerlo, equivocarse, arreglarlo, y que funcione. Es decir, hasta que no te manches las manos realmente no vas a aprender nada de nada.

Por eso lo primero que tienes que hacer es quitarte el miedo a fallar y a liarla parda, porque lo realmente bonito es levantarse una vez se cae, desliar los nudos una vez los has hecho y, en definitiva, disfrutar del viaje en lugar de obcecarte con la línea de meta.

¿Qué necesitas para comenzar con tu blog?

1. Dominio

Lo primero que debes tener para iniciar un blog serio es un dominio propio. Tranquilo, si es un dominio normal sin demasiada demandan te saldrá por unos 15 dólares al año, lo cual no es dinero.

Con el puedes iniciar el branding e incluso optar por un EMD, según le vaya mejor a tu proyecto. Eso sí, no creas que la elección del nombre de dominio es algo trivial, de hecho, tiene una importancia vital en la andadura del proyecto.

2. Alojamiento

El segundo punto importante es tener un alojamiento propio, si quieres que tu proyecto tenga alguna opción de crecer como está mandado, claro está.

Tener un alojamiento propio tiene muchísimas ventajas, como la total personalización de tu site y el total control sobre el mismo, y eso no se paga con dinero.

Tener un buen alojamiento es muy importante, ya que la respuesta del mismo va a influir no sólo en tu posicionamiento sino también en la experiencia del usuario.

3. WordPress

Hoy en día WordPress es el Gestor de Contenidos más usado en todo el mundo por algo. Tiene la dualidad de ser muy potente y personalizable desde una sencillez para el webmaster pocas veces conocidas.

Además posiciona muy bien y gracias a las toneladas de plugins y themes que tienes a tu disposición tendrás todas las ventajas que imagines y más.

Por eso y más WordPress debe ser tu opción.

4. Plugins

Una vez instales WordPress debes elegir los plugins que te den las funcionalidades que tú quieres para tu proyecto.

Está claro que cada proyecto es un mundo, pero hay una serie de plugins que son totalmente imprescindibles para casi cualquier proyecto, y a partir de ahí deberás hilar fino y buscar un poquito para dar con los mejores para ti.

5. ¡A volar!

Una vez lo tienes todo ya configurado te queda lo más complicado: ¡Volar!

Con esto quiero decir que ahora te toca poner tu blog a punto de cara al SEO, conseguir enlaces, escribir contenido de calidad y original, proponerte un ratio de actualizaciones con el que estés cómodo, y, sobre todo, no dejar de investigar nunca, ¿estás preparado para ello?

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This