longitud-de-un-video

La semana pasada hicimos un artículo en el que te dábamos las claves para que supieras cómo hacer de largos tus artículos y los compañeros de Webmetrics me dieron una buenísima idea: Replicar el contenido del artículo, pero pensando en los vídeos, así que, dicho esto, ahí vamos:

¿Por qué debes saber cómo hacer de largos tus vídeos?

Digamos que hay varias razones principales que justifican que debas saber cómo tienen que ser de largos tus vídeos, ya estén alojados en YouTube, en Dailymotion, en Vimeo o donde tu quieras, eso es lo de menos.

Ten en cuenta que un vídeo se hace por varios motivos:

Motivo número uno para hacer un vídeo: Viralidad

La viralidad es publicidad gratis y la publicidad vende, ergo cuando hablamos de viralidad en realidad lo que queremos decir son ventas.

Ahora bien, si te curras una campaña que tiene potencial viral y se te va todo al traste porque el vídeo es muy corto, muy largo, dice mucho o no dice nada, es un montón de trabajo perdido. Y nadie quiere eso, ¿verdad?

Motivo número dos para hacer un vídeo: Nuevos productos.

Otra obra de marketing que tiene muchísima aceptación es realizar vídeos de los nuevos productos que vas a lanzar o que ya has lanzado mostrando al usuario su funcionamiento y lo bonito y especial que es el nuevo aparatejo.

Una vez más, hay que saber qué longitud deben tener estos vídeos si no quieres que ese trabajo de producción se diluya como lágrimas en la lluvia.

Motivo número tres para hacer un vídeo: Porque cada vez se ven más

Pues sí, los vídeos cada vez se ven más y año a año aumentan su cuota de mercado, y eso tienes que aprovecharlo para empezar a producir antes de que el mercado esté más saturado que la carretera de Valencia el 1 de agosto, cada vez te queda menos y menos tiempo.

Hay muchos más motivos, pero con estos tres creo que la idea queda más que clara, así que vamos al meollo de la cuestión:

¿Cómo hago de largos mis vídeos?

Como ocurría en el artículo de la semana pasada, no hay un tiempo fijo para que un vídeo sea efectivo, pero sí hay cánones que suelen funcionar mejor (ojo, no te asegura el éxito ni un mentalista senegalés, sólo bastaba) y que dependen muchísimo del tipo de vídeo que estés construyendo.

Eso sí, ya de primeras te digo una cosa: Si puedes contar algo en treinta segundos, no utilices diez minutos, en los vídeos, por muy instructivos que sean, según el contador de segundos avanza, pierdes usuarios, y eso es así y va a ser así siempre (admítelo, a ti también te pasa, campeón).

Longitud ideal para un vídeo viral

Si quieres tener posibilidades de que tu vídeo sea viral lo más inteligente que puedes hacer es que dure menos de un minuto. Quizá te parezca poco tiempo, pero te sorprenderías la de cosas que se pueden visualizar en sesenta segundazos.

Eso sí, vídeos de menos de 15 ó 20 segundos no suelen quedar claros (sobre todo si tienes que meter tu imagen de marca por algún lado), así que mejor que se acerquen a los 45 segundos.

Piensa que es la longitud ideal para que se pueda ver en el móvil, en la oficina y en cualquier situación si el contador de YouTube (por ponerte un ejemplo) sube más de los noventa segundos, pierdes usuarios a porrillo.

Longitud ideal para un vídeo de producto

Si quieres hacer un vídeo sobre funcionalidades de producto, apariencia y, en definitiva, poner largos los dientes a quien te lo mire, con dos minutos te sobra, a no ser que tu producto sea auténtica ingeniería nuclear, en cuyo caso te doy otro minutín extra.

Sé sincero, ningún producto es tan novedoso como para no cansar después de ciento veinte segundos, haz la prueba.

Ahora bien, que aún así tienes un montón de funcionalidades y te dan como resultado un vídeo de diez minutos, que puede ocurrir pero, ¿por qué no lo troceas en diez vídeos de un minuto cada uno? Haz la prueba y cuenta visualizaciones en cada caso, te vas a sorprender, y mucho.

Longitud ideal para un vídeo formativo

Ahora claro, está el tema de los vídeocursos online, estos vídeos suelen ser mucho más largos y pausados que el resto, pero, ¿sabes qué ocurre con ellos? Que nadie los ve hasta el final y nos dedicamos a pasar hacia delante como condenados.

Aún así, hay dos vertientes distintas:

  • Si el vídeo es público haz todo lo posible porque no supere los diez minutos (o los cinco si puede ser), si lo que quieres es colgar un taller de dos horas en YouTube, mejor si puedes ir fijando conceptos en vídeos de 10 minutos, se hará menos pesado a la gente que te mira y, sobre todo, tendrá más flexibilidad para verlos de la forma que quiera sin perderse.
  • Si el vídeo entra dentro de un curso de pago la cosa cambia: Si alguien paga por verte, es que le interesas. Y mucho, así que aquí puedes explayarte a tu antojo, pero no te recomiendo que durante más de una hora, que hasta tus fans tienen una capacidad de atención limitada.

Ahora cuéntanos, ¿te has leído el artículo hasta el final? Y, si es así, ¿a qué esperas para suscribirte por email? El botón lo tienes un poco más abajo.

Créditos de imagen: Andrew Becraft.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This