no-quemarte-blog

Aunque pueda parecer al contrario, llevar un blog no es tarea fácil, de hecho, una de las cosas más complicadas según van cayendo los días, las semanas y los meses es no quemarte con tu blog, por mucho que te guste la temática que tratas, y por mucho que te guste escribir.

Por eso hoy quiero darte mi visión sobre este tema y, por supuesto, algún que otro consejo para ayudarte a sobrellevar el quemazón perpetuo de ser todo un blogger de éxito como tú y yo somos.

¿Por qué nos quemamos?

Y ojo, no me refiero a por qué nos quemamos con el sol en verano, si no, ¿por qué nos quemamos escribiendo?

Razones hay muchísimas, pero normalmente se fundamenta en unas cuantas, que son:

  1. Cuando te pasas un montón de tiempo escribiendo un post (veáse 2 ó 3 horas) y lo haces con aún más amor que de costumbre, no lo lee nadie.
  2. Siempre está, por supuesto, la exposición a las críticas, que a veces pueden ser desmesuradas (otras veces seguro que te las has ganado).
  3. La rutina puede acabar contigo, lleva un momento en el que las tareas se vuelven mecánicas y no, no mola nada.

Otros cinco consejos más para evitar el quemazón

Si nos lees con asiduidad sabrás que hace un tiempo te ofrecimos 7 consejos, 7, para no quemarte con tu blog, y aquí tienes otros cinco para encararlo de otra manera.

1. Saber manejar las críticas

Aunque te parezca lo contrario: las críticas siempre, siempre son buenas, incluso las peores. Ya sabes, siempre puedes aprender de las críticas y, cuando simplemente te insultan, sabes que algo estás haciendo bien, ya que has conseguido llegar a posicionar por encima de muchos, ese troll ha entrado en tu site y ahora está regalándote relevancia en forma de comentarios que harán que tu comunidad se posicione.

¡Todo son ventajas!

2. Pequeños logros

Nunca está de más regordearse en su propio ego (siempre que no te ahogues en él) y contar tus pequeños logros y victorias personales, por mundanas e insignificantes que te parezcan.

Es decir, que llegas a 100 fans en Facebook, a 100 followers en Twitter, que posicionas en el Top1 para una palabra clave, que has hecho 100 ventas en este mes (y así hasta el infinito), ¿por qué no lo cuentas?

3. La constancia es la clave

El único truco posible en un mundillo como este, en el que toda estrategia está como mínimo pensada a seis meses vista (y puede ser hasta 24 meses o incluso más) es la constancia, y esperar que con el buen trabajo constante los resultados vayan cayendo.

Si tienes esto en mente seguro que te ayuda a no desanimarte, no quemarte y, sobre todo, seguir andando, ¿verdad?

4. La senda del samurái

Antes de que pienses que “ya está otra vez el flipado este con sus cosas chinas” (que también), tengo que decirte que en lo que se basa la senda del samurái es en intentar alcanzar la perfección en cada tarea de tu día a día y, extrapolado a este caso, es que hagas las cosas bien, todo lo bien que puedas, aún sabiendo que siempre las podrías haber hecho mejor.

5. Mira hacia arriba

Si quieres crecer, la única forma es mirar hacia arriba (ojito, los pies en el suelo, o la hostia puede ser descomunal) e ir poquito a poco fijándose en lo que hacen los líderes del sector, para mejorarlo e implementarlo.

En definitiva, ve poco a poco, pero siempre tienes que tener en mente el crecimiento del proyecto a largo plazo.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This