perder-notoriedad-marca

Sí, Rodolfo lo está haciendo mal…

Todo proyecto necesita apoyarse en una imagen de marca para ser realmente efectivo y para quedar en la retina de los usuarios, y en realidad hacer las cosas bien es realmente fácil, pero muchas veces caemos una y otra vez en los mismos errores que hacen o bien no alcanzar la relevancia que nos pusimos en los objetivos, o bien perder la notoriedad que hemos estado acumulando durante meses.

Por eso hoy os ofrecemos una pequeña lista con 5 formas de perder toda tu notoriedad de un plumazo, ahí van, disfrútalas:

1. Siempre lo haces bien

Las marcas las controlan humanos, y los humanos, siempre que sean del género homo sapiens-sapiens se equivocan, y además lo hacen bastante, ergo las marcas también lo hacen.

Así que ten en cuenta que antes o después tu marca la va a cagar (seguramente por tu culpa), es una tontería hacerse el sueco, negarlo o mirar a otro lado, simplemente quedarás en evidencia (como le está pasando al PP con Bárcenas) y todo el mundo sabrá que la has cagado, y además que mientes para salvar el culo.

Dicho esto, es mucho mejor y más proactivo pedir disculpas, subsanar el error y agradecer los comentarios, ¿no crees?

2. No contestas

¿De qué te sirve tener habilitados los comentarios en tu blog, tener un email de contacto y cuentas en las redes sociales si luego no contestas?

Una de las peores cosas que le puede pasar a una marca es la sensación de “no hay nadie al volante”, y eso para cuando un usuario, cliente potencial o simple simpatizante te pregunta por algún canal, y tú haces caso omiso.

Seguramente no te estés dando cuenta pero lo más normal es que ese usuario corra la voz y otros usuarios sí que le contesten diciendo que a ellos les pasó igual, y ahí tienes la crisis de reputación cocinándose a ultravelocidad.

3. No eres personal

Los que te siguen y te preguntan son personas así que, ¿por qué les contestan como si fueran robots?. Dicho esto, está muy bien tener emails preconfigurados para distintas preguntas frecuentes y te harán perder menos tiempo, pero ojo, una cosa es que tu email esté redactado, y otra muy distinta que esté redactado para robots.

A las personas les gusta el contacto personal, saber que detrás de un ente hay gente como ellos, tenlo en cuenta en tu estrategia.

4. Horrores ortográficos y semánticos

No hay nada peor que una contestación de una marca con un horror ortográfico para echar por tierra toda la credibilidad de la misma, así de claro.

Quizá te parezca algo de otro tiempo pero sigue pasando (y de forma muy habitual), sinceramente, es algo incomprensible teniendo en cuenta los procesadores de texto de hoy en día, y denota muy poca profesionalidad.

5. No escribes para personas

Al igual que cuando contestas a un email o un comentario estás contestando a personas, cuando escribes también estás escribiendo a personas, por mucho que sea Google quien te posicione.

Hay que ir un poquito más allá y ver que en realidad quien te busca, quien te lee y quien te compra son personas, con lo cual obtendrás un beneficio mucho mayor cuando les tratas como lo que son.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This