disqus

Tengo que confesarlo, no me gusta Disqus ni ninguno de los gestores de comentarios externos que te puedas imaginar. No me gustan por varios motivos, pero, sobre todo, porque pienso que tienen más puntos débiles para tu blog que fuertes así que, sin más, vamos con ello:

Puntos fuertes de los gestores de comentarios externos

Descargan tu servidor: es algo que no se puede negar, tener los comentarios en un servidor externo aligeran tu propio servidor, ya que la base de datos del mismo tendrá bastantes menos querys y, por lo tanto, tendrá menos tendencia a colapsar o a ir más lento, lo cual siempre está bien.

Tu site cargará más rápido: Tendrás menos información en cada una de las páginas, ya que todo el código perteneciente al sistema de comentarios nativo de tu blog desaparecerá, y en lugar de ello tendrás una bonita incrustación.

Puntos débiles de los gestores de comentarios externos:

Tu site no se actualiza, el suyo sí: cuando tienes lo comentarios fuera de tu blog y alguien deja uno, en realidad no es tu site el que se está actualizando, sino el site del gestor de comentarios (Disqus, por ejemplo). Esto tiene varios puntos negativos, siendo el primero de cara a Google.

Ya hemos hablado largo y tendido sobre la importancia de la frescura y la actualización de tu contenido para posicionar mejor, como sabrás, tiene cada vez más peso para Google, y, teniendo los comentarios en un gestor externo en realidad tu site no se actualiza cada vez que te dejan un comentario, por lo tanto, estás perdiendo “actualizaciones gratis”

Moderación de comentarios: si tienes un solo site lo tendrás todo más o menos a mano, pero como gestiones varias decenas, como es mi caso, entonces vas a flipar bastante, ya que en este tipo de gestores tienes una pantalla para moderar comentarios en la cual saldrá todo embarullado. La otra opción es ir site por site, pero, como no se ve claramente hacia qué post va cada comentario, al final se vuelve una tarea tediosa.

Gestión de permisos: en principio es algo que no debería fallar, pero en la práctica es algo que ocurre, debido a estas fallas en la gestión de permisos he estado semanas sin poder moderar comentarios en los blogs que gestiono, y eso es realmente molesto.

¿Si algo sale mal?: Si algo sale mal en tu site puedes toquetear en el código que quieras para así poder intentar arreglarlo, pero eso no pasa en los gestores externos, ya que el código y el programa en cuestión es suyo; por lo tanto, debes ponerte en contacto con ellos para solucionar cualquier incidencia. El resultado es que cualquier pequeño error se dilata, y mucho, en el tiempo.

Conclusión

Bajo mi punto de vista tener los comentarios en un servicio externo sólo tiene una ventaja en cuanto a la carga del servidor, que afecta positivamente a la carga de las páginas, pero muchas, muchísimas desventajas que al final hacen perder más de lo que se gana.

Pero esto no es todo, ya que en mi caso personal, al exportar de nuevo los comentarios a los distintos WordPress dónde estaban asociados también tuvimos errores y, como consecuencia, perdimos información.

En definitiva, mi experiencia con Disqus y algún otro gestor de comentarios externo de mis blogs ha sido entre mala y desastrosa, así que, mi consejo es que antes de lanzarte con ello realices las pruebas pertinentes y veas si realmente merece la pena. Una vez las hagas, rastrea los resultados y mira realmente si te compensaría, pero no te tires a la piscina, porque te puede salir el tiro por la culata.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This