productividad-laboral

Sí, hoy vamos a hablar sobre productividad laboral en general, si bien es cierto que los consejos que te vamos a dar hoy son aplicables tanto al mundillo online como al offline, ya seas autónomo, estés trabajando en una empresa y, por supuesto, si estás comenzando con tu nuevo negocio.

Como el post de hoy es largo, vamos a ponernos con ello:

1. Antes de empezar a trabajar, pensar

Una de las máximas en cuanto a productividad laboral se refiere es que, antes de empezar tu trabajo diario, dediques 10 ó 15 minutos a pensar qué tienes que hacer y organizarte el día.

Por eso un buen consejo es que, según llegues a tu puesto de trabajo, te hagas un café y apuntes en un papel cuáles son las tareas impepinables del día por orden de prioridad, chequees el email para que no se escape nada y, por supuesto, hagas un esquema mental de qué te depara el resto del día.

2. Soluciona una cosa cada vez

Por muy mal que se pongan las cosas, si quieres ir más rápido a medio plazo, hay que solucionar marrones y, la mejor forma de hacerlo en cuanto a productividad se refiere es, primero solucionar uno, luego ir a por el segundo en orden de prioridad, y así hasta no tener ninguno.

Es mucho más productivo estar concentrado al 100% en hacer algo, que tener repartida tu atención en diez cosas que no terminarás nunca, y te lo digo por experiencia.

3. El feedback negativo es necesario

Absolutamente a nadie le gusta escuchar las cosas que hace mal, pero son necesarias para seguir progresando, así que, mi consejo es que te centres en estas críticas negativas e intentes empatizar, poner tu punto de vista y quedarte con los puntos que realmente van a ayudarte a mejorar para llevarlos a cabo.

4. Delega

Otra de las cosas que más nos cuesta hacer se delegar, y en la mayoría de los casos viene por una falta de confianza (así somos). Tengo que decirte que, si realmente quieres que tu productividad laboral suba, hay que saber delegar y, hasta cierto punto, “desentenderse de las cosas”, no puedes mantener tu atención en todo, ¡y menos en lo que no es trabajo tuyo!

5. Come sano

Parece una chorrada, pero hay muchísimos estudios que han probado la relación entre dietas con demasiado azúcar y grasas y falta de agua (a fin de cuentas, deshidrataciones leves) con falta de atención.

El consejo es obvio: En la oficina, bebe agua y come fruta, déjate de snacks de una vez.

6. Sé paciente

Los buenos proyectos tardan en llegar, y mucho más en llegar a buen puerto pero, si te lo trabajas de verdad, al final llegan. Dicho esto, si tu función está en dirigir proyectos o equipos, hay que ser paciente, marcarse objetivos realistas a corto, medio y largo plazo y tener paciencia, mucha, mucha paciencia.

7. Pregunta a los expertos

Cada persona en tu empresa (o en las que trabajen contigo) es experto en su campo, y debes aprovecharte de eso preguntando por experiencias, compartamientos de mercado y demás, para poder hacerte una idea real de lo que está pasando, cómo está pasando y, sobre todo, por qué está pasando.

Ahora bien, si te ha gustado este artículo sobre productividad laboral, ¿por qué no nos compartes?

 

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This