tasa-de-rebote

No te voy a engañar, he estado buscando artículos que explicaran de forma correcta y precisa qué es la tasa de rebote y me he encontrado un sindiós, de hecho, incluso el post de la Wikipedia está mal definido (al menos, en el momento en el que escribí el post lo estaba) y claro, esto no podía ser, más que nada por que la tasa de rebote es uno de los conceptos más importantes no sólo en cuestiones de SEO, sino de Marketing Online y, sobre todo, de conversiones.

Dicho esto, vamos allá:

Qué es la Tasa de Rebote

Que no te líen con definiciones extrañas, la tasa de rebote no es ni más ni menos que el porcentaje de visitas que entran, ven una página, y se van.

Es decir, si tu site tiene una tasa de rebote del 60% significa que de cada 100 visitas, 60 ven una página y se van sin realizar ninguna otra acción.

Y te preguntarás, entonces; ¿qué tiene de especial la tasa de rebote?

Pues entre otras cosas porque cuando un usuario entra en tu site, lee (o no lee) la información que tiene delante y no sigue más allá es porque, en líneas generales, no le interesa lo que ha leído lo suficiente como para perder su tiempo y, por lo tanto, si tienes una tasa de rebote elevada puedes apostar la vida contra un vermú a que tus conversiones van a ser bajas.

¿No te lo crees? Piensa que para que haya una conversión tiene que haber una acción por parte del usuario y, aunque sea pinchar en un botón para suscribirse por email, eso ya estaría contando una impresión más y, por lo tanto, no computaría como rebote al haber visto dos páginas.

El tiempo y la tasa de rebote

Verás en muchos sitios que te dirán que la tasa de rebote sólo es cuando un usuario entra a un site y sale a los pocos segundos, que si lee algo ya se produce engagement y bla, bla y más bla, pero no te dejes engatusar, si no hay pinchazo, hay tasa de rebote, da igual el tiempo que permanezca en tu site.

Como te dije arriba, si el usuario no considera tu site lo suficientemente interesante como para leer algo más de lo que estaba buscando, es que no merece la pena la información (así como generalidad de meter el dedo en la llaga.

Cómo medir la tasa de rebote

Lo tienes muy sencillo, ya que en los informes estándar de Google Analytics lo tienes disponible como un número gordo, según abres tu proyecto, así que no tienes excusa para medirlo.

Eso sí, desde aquí te recomiendo que no te quedes sólo en la tasa de rebote general, sino que vayas a la pestaña de Contenido y veas la tasa de rebote en tus post, así como que navegues por tus artículos más vistos y compruebes tu tasa de rebote. Si la ves muy elevada, te tocará hacer cambios para hacer que el usuario se quede.

¿Cuál es la tasa de rebote óptima?

Pues no la hay, simplemente quédate que cuanto más baja sea, mejor, pero dependiendo del proyecto te moverás en unos números.

Mención aparte tenemos que hacer en los blogs que se actualizan una vez al día o menos porque, en este caso, muchos usuarios llegarán a tu último artículo directamente desde feed, desde la suscripción por email (a la que te insto a realizar) o desde las redes sociales, verán ese último post y marcharán.

Aún así, con un blog se puede hacer mucho para bajar la tasa de rebote, así como en cualquier proyecto, eso sí, lo veremos otro día que vamos ya por 600 palabras y esta gente se querrá ir a la cama…

Crédito de Imagen: Daniel X. O’Neil.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This