tasa-rebote-muy-baja

Antes de meternos en vereda, una pequeña introducción para los neonatos en temas de analítica web: la tasa de rebote, en inglés “bounce rate” mide las visitas que sólo ven una página de tu site y escapan de él, es decir, si tienes una tasa de rebote del 45% significa que 45 visitas de cada 100 solamente ven una página antes de salir.

Esta métrica es muy importante y, de hecho, lo ideal es conseguir que la tasa de rebote esté baja, porque eso significará que tus visitas pasan tiempo en tu site y pinchan en los distintos enlaces que contiene. Para Google esto es un signo de calidad, y además te ayudará a mejorar tus conversiones.

Ahora bien, en cuanto a las tasas de rebote no se puede decir que sea una métrica que tenga un “valor absoluto” para saber si estás haciendo las cosas bien o no, hay sites que tienen una tasa de rebote del 65% y es aceptable y otros que la bajan hasta el 10%, aquí lo importante es irla bajando poco a poco en tu caso personal.

¿Qué pasa si tu tasa de rebote es realmente baja?

Con esto me refiero a tasas de rebote que tienden a cero, ya sabes, de menos del 5%, ahí tengo que decirte que tienes un problema. Hay muchos webmaster que poco menos que se enorgullecen de tener una tasa de rebote de hasta el 0.2% pero, ¿realmente crees que sólo 2 personas de cada mil que entran en tu site no encuentran lo que están buscando?, simplemente por probabilidad, y porque Google no funciona tan bien (ojalá fuera así) es un valor que debería mosquearte.

En estos casos lo que ocurre es que el webmaster ha cometido un error, y ojo, no un error al leer la métrica, si no un error al poner el código de su Google Analytics.

Este error de tener una tasa de rebote famélica viene porque has puesto dos veces el código de Google Analytics, pasa mucho en los themes que te permite ponerlo en las opciones del mismo, ya que muchos por costumbre antes nos metemos en la hoja de estilos, buscamos la etiqueta </head>, y lo cascamos sin más, y claro, con esa duplicidad ocurre que, cuando alguien te visita, Google carga el primer script y contabiliza una visita, y unas líneas más abajo carga el segundo y cuenta como que tu usuario ya ha estado, contando la segunda.

Como resultado, tu tasa de rebote es “artificalmente baja”.

Además, esta duplicidad también hace que el resto de métricas no estén bien medidas, aumentando el número de páginas vistas y trastocando el resto de métricas, así que al final tienes un montón de datos con los que no puedes hacer absolutamente nada.

Así que, en definitiva: ojito con la tasa de rebote que tiende a cero, tiene trampas escondidas.

Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This