En estos tiempos que corren un montón de personas piensan en empezar a trabajar desde casa en “algo de Internet” pero, si te digo la verdad, muy poquitos lo consiguen.

Por eso en el post de hoy me he puesto como meta enseñarte todo lo que aprendí después de trabajar desde casa durante algo más de dos años y, lo más importante, cómo conseguí mi objetivo.

Antes de empezar te aviso que el post va  a ser largo, porque primero te quiero contar un poco cuál debe ser tu objetivo o, mejor dicho, como fijar ese objetivo que te hace emprender el trabajo desde casa. Luego pasaré a contarte por qué la mayoría de la gente que lo intenta fracasa y por último y no menos importante te daré las 10 ideas que te prometí en el título.

Suena prometedor, ¿verdad? ¡Pues vamos a ello!

Tus posibles objetivos para empezar a trabajar desde casa

Quizá pienses que cada personita tiene su propio objetivo y estarás en lo cierto pero, si te paras a pensarlo un poquito más te darás cuenta de que todos se quedan en dos muy bien definidos:

  • Están las personas que empiezan a trabajar desde casa porque quieren montar su propio proyecto/negocio y es la forma en la que menos inversión se necesita.
  • O están las personas que empiezan a trabajar desde casa porque quieren ganar notoriedad para que les dé más oportunidades de terminar trabajando en una empresa por cuenta ajena.

La parte buena es que sea el primero o el segundo en realidad los problemas y las soluciones son las mismas, así que este post te va a valer exactamente igual tanto para un caso como para el otro.

Ahora que hemos centrado el tiro vamos a pasar al segundo punto que te comentaba antes, que es bastante más extenso que este objetivo inicial:

Por qué fracasan la mayoría de las personas que empiezan a trabajar desde casa

Desde que empezó a ponerse la cosa fea allá por 2.007 en toda España nos andan reventando la cabeza con lo bonito que es emprender y los proyectos molones que han salido de garajes, trasteros y habitaciones reconvertidos en despachos.

Si eres un poquito espabilado te habrás dado cuenta de la trampa desde el primer momento: Es mucho más fácil que se alguien se dé trabajo a sí mismo a que lo contrate una empresa con la que está cayendo, y eso al gobierno de turno le viene realmente bien.

Una vez metidos en harina te das cuenta que de bonito tiene poco, pero hay muchas personas que antes de empezar el trabajo desde casa siguen teniendo una idea idílica de cómo será, y este punto básicamente lo he escrito para centrarte un poco en lo que te espera, por eso he hecho un decálogo de cosas que no son el trabajo desde casa, espero que te guste (y que no te asuste):

Trabajar desde casa no es no tener un horario

Sí, cómo lo oyes, para conseguir mi objetivo estuve durante dos años teniendo una “entrada al trabajo” a las 9.00 de la mañana de lunes a viernes sin excepción. Y no es nada fácil.

Este punto es fundamental porque si no tienes un horario definido (lo ideal es que sea un horario con hora de entrada y de salida) al final te vas a ir relajando, vas a ir procrastinando y en unos cuantos meses va a estar trabajando una media de tres horas. Y así no vas a llegar a nada.

Ten en cuenta que si quieres tener un negocio propio te toca pegarte con agencias y empresas con varias personas trabajando ocho horas al día y si tu objetivo es terminar trabajando en otra empresa tienes cientos y cientos de candidatos para tu mismo puesto, así que seriedad, planning y trabajo duro es lo único que te va a dar el éxito real.

Tampoco es trabajar en pijama

Vestirse para trabajar puede parecerte una auténtica chorrada, es más, si lo piensas objetivamente lo es porque, ¿qué más da si me visto “como una persona” o “como una persona que está de fin de semana en casa”?

Espero que con este matiz lo hayas pillado pero, por si las moscas: Si te vistes en tu casa todos los días como un fin de semana, al final te terminarás creyendo que vives en un fin de semana… ¡y nada más lejos de la realidad!

La solución a esto es muy sencilla: En tus horas de trabajo intenta vestir como una “persona que va a trabajar”. Tampoco te vuelvas loco, vas a estar sólo en casa, con unos vaqueros y una camiseta te servirá para centrar la cabeza y ponerte a la tarea.

Pero, como diría tu madre: Ponte a la tarea.

Tampoco es no tener una disciplina

Montar un proyecto, sea de marca personal, sea de comercio electrónico o sea dar los primeros pasos para terminar con un restaurante propio es un proceso largo y tedioso pero, al menos… ¡espero que hayas elegido algo que te gusta hacer!

Si es así te costará menos, ya que la disciplina es fundamental en este punto. Sabes que los resultados tardarán en llegar pero también sabes que muchos de tus competidores se quedarán por el camino, y al final el que tenga una mayor capacidad de sufrimiento (sí, lo has leído bien) será el que tenga más probabilidades de éxito.

Ten siempre en cuenta que la supervivencia por erosión es una cualidad tan válida como cualquier otra, y estar dale que te pego todos los días en las horas estipuladas cumpliendo un planning realista que tú mismo has establecido es una receta para el éxito con bastantes más papeletas que el “sentarse y esperar”, ¿verdad?

No es sentarse a ver cómo ganas dinero

El dinero no cae del cielo. ¿Cuántas veces lo has oído? Pues yo te lo voy a decir una vez más: Nadie, absolutamente nadie, va a ir a tu casa ofreciéndote dinero porque tú hagas algo.

Es más, lo normal es al revés. Lo normal es que un cliente te llame e intente exprimirte al máximo y, si por él fuera, que hicieras todo el trabajo sin cobrar un duro porque la cosa está complicada por él.

Con este panorama una vez más tengo que decirte lo mismo: La única receta para tener probabilidades de éxito montando tu proyecto es el trabajo duro, pelear al principio por cada euro y posteriormente por cada cien euros.

De hecho, hay un proverbio oriental que me gusta mucho decir siempre que puedo: Las raíces son amargas pero el fruto es dulce.

Así que pon todo tu empeño en que el árbol crezca.

No te vas a ir de vacaciones cuando quieras

Técnicamente estás montando un proyecto (desde casa sí, pero un proyecto), y esto implica una serie de sacrificios que vas a tener que hacer.

Dentro de esta lista estoy seguro que el que más te va a doler es el de las vacaciones porque claro, desde una visión romántica dirás: Si soy “mi propio jefe” me podré ir de vacaciones cuando me dé la real gana y el tiempo que me dé la real gana.

Pues estás equivocado.

En este caso los tempos de tu proyecto serán tu prioridad y, además, en cuanto empieces a hacer las cosas bien te van a salir por un lado o por otro lo que podríamos llamar clientes, me explico:

  • Si estás montando una tienda virtual te saldrán pedidos y clientes.
  • Si estás montando algo relacionado con servicios te saldrán clientes propiamente dicho.
  • Si estás haciendo algo más relacionado con marca personal tendrás una comunidad, ofertas y entrevistas de trabajo, eventos y muchas cosas bonitas.

Y, ¿sabes lo que implica eso? Pues compromiso y sacrificio, pero de los buenos, algo que no te vas a poder saltar si quieres tener una pequeña oportunidad de hacer las cosas bien.

No te creas que no vas a depender de nadie

Otro de los tópicos que te habrás creído o te habrán dicho mil veces: Si estás montando tu proyecto y más si lo estás montando en casa no vas a depender de nadie. Y otra vez es un epic fail, me explico.

epic-fail-trabajar-casa

Epic Fail en toda regla

En esta vida y en esta sociedad siempre, absolutamente siempre se depende alguien (normalmente de muchos), ¿de verdad te creíste que por montar algo desde casa te ibas a librar de depender de terceros? Para nada…

Al igual que en el punto anterior vas a depender de clientes, proveedores, empresas, repartos e incluso de la empresa del cable en casa, pero vas a depender de personas y, lo más importante: te vas a tener que coordinar con ellas.

Trabajar desde casa no es bajar la exigencia

Creo que después de más de mil palabras leyendo te habrás dado cuenta: Montar un proyecto, sea el que sea, es duro, muy duro.

De hecho, lo mejor que puedes hacer es centrarte en ser el mejor en algo, por muy pequeño que sea, para tener un valor diferencial de mercado, y con ello estarás un poquito más cerca de tu objetivo.

Ahora bien, el mercado es grande (siempre es grande) y competido, y para ser el mejor en algo no va a valer con tu talento, además de eso hace falta trabajo y trabajo.

De hecho, te sorprenderías la de gente que con un talento increíble se ahoga nada más empezar (o al tiempo) porque no tiene constancia.

No es no tomártelo en serio

Si quieres montar un proyecto de trabajo desde casa no sirve con el método de dejarlo todo pasar y “ya llegará el éxito que me cubrirá de oro”, al revés, te tienen que preocupar un montón de cosas y medirlas al detalle.

Entre ellas están todas las imaginables, desde tener una conexión fiable en casa o estar al día con tus impuestos o cuotas (que en realidad no tienen nada que ver con la parte técnica), hasta las propias del proyecto en sí como ir cumpliendo los hitos (objetivos y subjetivos) en forma y plazo.

Si lo haces así, con seriedad y profesionalidad, estarás otro pasito más cerca del éxito.

No es una forma de pasar el rato

Una vez más (y ya me estoy repitiendo demasiado) empezar un proyecto, sea de lo que sea, no es una forma de pasar el rato, al revés, es una forma de pasar una fase de tu vida, y claro, tienes que tomártelo muy en serio.

Por otro lado, no te olvides que además del trabajo hay otras cosas igual de importantes y que el tiempo de esparcimiento debe ser tan importante como el tiempo de trabajo si no quieres quemarte.

Por último: Trabajar desde casa no es estar parado

Por último en este decálogo de cosas por las que normalmente las personitas fracasan: Trabajar desde casa no es estar parado, y no te lo debes tomar como tal.

De hecho, como te habrás dado cuenta hasta ahora, el concepto es justo el contrario: empezar un trabajo desde casa si quieres que salga bien hay que tomárselo como estar en un trabajo que te guste y que te paguen bien (ese es el concepto, aunque la realidad sea otra).

Debes tener esa mentalidad, moverte por el mercado, hacer networking, cumplir objetivos y estar concentrado y alineado. Es tu oportunidad de hacer algo grande.

10 ideas para trabajar desde casa por Internet: El decálogo definitivo

Ya conoces los dos objetivos que hay, ya conocer lo que no hay que hacer y… ¡ya sólo falta que te cuente las 10 ideas para trabajar desde casa por Internet!

Pero antes de dejarte el decálogo falta alguna cosa que quiero comentarte:

Cuando hablo de trabajar desde casa siempre he querido huir de los típicos trabajos para estudiantes que quieren sacarse unos duros para gastárselos en cervezas el fin de semana, creo que no tiene sentido hipotecar un montón de horas si no tienes en mente hacer algo que te pueda dar de comer de verdad.

Y todos sabemos que montando bolígrafos no vas a pagar el alquiler de tu casa y mantener a tus críos, ¿verdad?

Por eso desde el inicio he enfocado el post hacia algo un poquito más profundo, ya que mi objetivo es darte las claves para que tengas oportunidades de hacer algo molón de lo que puedas vivir y que no te quite la vida, ya me entiendes…

Dicho esto, vamos al lío:

1. Potencia tu marca personal

trabajo-casa-diferente

Hoy en día la marca personal lo es todo, de hecho, en mi historia personal puedo decirte que después de estar algo más de dos años currándomelo desde casa como si no hubiera mañana al final conseguí mi objetivo de trabajar por cuenta ajena precisamente por la marca personal.

Es más, vinieron algunos regalos con ello tales como dar cursos, ir como ponente a eventos y más cosas bonitas.

Dejando mi historia de lado, tanto si tu objetivo es el mismo que el mío como si quieres montar tu propia empresa o un ecommerce en realidad el concepto es el mismo: Hay muchos competidores en el mercado, y tú tienes que iluminar tus productos o servicios por encima de ellos.

Para ello, como dice el mítico refrán no sólo hay que ser bueno, también hay que parecerlo, así que ya sabes, tienes que comunicar muy, muy bien, ser constante y medir muy bien los pasos para tampoco morir de éxito.

2. Abre un blog

Sea cual sea tu proyecto necesitarás un blog para erigirte como “rey del mercado” (o al menos como una alternativa visible).

Si lo piensas al final un blog es un medio de tráfico recurrente mes a mes mucho más intenso que una web corporativa y, por otro lado, si montas un ecommerce es de vital importancia porque los artículos del blog van a posicionar por encima de los de la tienda virtual en circunstancias normales.

Ahora bien, un blog tiene mucho trabajo, no sólo es publicar y listo, también tendrás que hacer un planning y estrategia de contenidos, una estrategia de promoción y viralización, deberás usar las redes sociales con cabecita y, a fin de cuentas, tomártelo como lo que es: ¡un proyecto serio!

Si lo haces así, al final te llegará el 70% de las visitas a tu proyecto desde tu blog, y eso tiene que ver de forma muy directa con la rentabilidad del mismo, es decir, con que puedas vivir de ello.

3. Abre un canal de YouTube

YouTube tiene dos peculiaridades que te van a gustar:

  • Es el segundo buscador del mundo detrás de Google.
  • Tiene mucha menos competencia.

Es decir, para hacer marca personal/empresarial es un canal realmente bueno y, además, para hacer hoy en día un vídeo en YouTube sólo debes tener una cámara que grabe en full HD como la de tu móvil o una webcam en condiciones. Nada del otro mundo.

Ahora bien, un canal de YouTube te lo tienes que tomar de forma profesional, es decir, una vez más con una estrategia de contenidos y viralización, una edición de vídeos para que queden lo más profesional posible y, por supuesto: desparpajo, mucho desparpajo.

Esta última cualidad seguramente sea la más complicada para la mayoría de los que me leéis, ahora bien, no os creáis a esos que os dice que “o se tiene o no se tiene”, porque en realidad se puede trabajar.

Es decir, el primer vídeo te va a costar grabarlo 50 tomas, el segundo 30 y el décimo lo harás bien con 2 ó 3. ¡No te desperes!

4. Las grandes olvidadas son los slides y los podcast

Además de un canal de YouTube otras dos cosas que puedes hacer para forjarte una marca personal y para tener una mayor capacidad de viralización de tu proyecto sea el que sea son:

  • Empezar con una serie de podcast.
  • Tener una estrategia de comunicación con slides sólida.

Ya sabes, un podcast no es ni más ni menos que un audio que grabas para que otras personas puedan escucharla cuando a ellos les venga bien.

Aquí puedo decirte que hay ejemplos de personitas que se han hecho una gran marca con algo tanto tonto (a priori) como hacer entrevistas a influenciadores del sector, y eso les ha servido para llevar toneladas de tráfico a su proyecto y poder sacarle un rendimiento importante.

Por otro lado, las presentaciones (slides) son una muy buena fuente de información y te abrirán las puertas de muchos eventos, además, siempre que vayas a uno no está de más colgar la presentación que utilizaste en SlideShare o similares.

5. Estudios de mercado y publicaciones

Si quieres tener ese halo de maestría en tu sector sea cual sea tu proyecto una cosa que puedes hacer es crear estudios de mercado y publicaciones tipo White paper increíbles.

Ahora bien, una acción de estas es mucho, mucho tiempo (ni imagines hacerla en menos de 20 ó 30 horas), así que rentabiliza bien esta inversión de tiempo.

Que cómo puedes hacer que esta inversión de tiempo sea mucho más rentable para tu proyecto: No vale con crear el contenido, publicarlo y echarte la siesta. Hay que promocionar.

Ya sabes, hay que elegir los medios de tu sector y los influenciadores, entablar relación con ellos, ponerles el caramelito delante y que estén deseosos por publicar. Y esto también te va a llevar un montón de horas.

Ahora bien, una vez tengas ese halo de maestría es muy complicado que las cosas te salgan mal.

6: Intenta llegar a los influenciadores

Si quieres tener éxito una de las cosas que puedes hacer muy recomendable es rodearte de amigos que están teniendo éxito.

Seguramente te parezca una perogrullada (y hasta cierto punto lo es), pero en realidad es algo muy recomendable. Ten en cuenta que a esos amigos con éxito les van a sobrar trabajos y además si eres realmente colega suyo se van a acordar de ti en sus proyectos.

Y además, en España, como en el mundo, no hay como tener contactos en condiciones, ¿no crees?

Ahora bien, llegar a estos influenciadores no es tarea fácil, hay que tener una estrategia muy clara, ir con paso lento pero firme y hacer las cosas muy bien.

7. Internacionaliza, es más fácil de lo que crees

Algo tan complicado como vender a otros países en Internet lo puedes hacer trabajando desde casa sin prácticamente ningún problema (a pequeña escala), de hecho, aquí tenemos algo muy bueno a la hora de ir a otros mercados: Tenemos un idioma común con prácticamente todo América del Sur y Central.

Y eso es gente, mucha gente.

De hecho, muchos de los colegas freelancer del sector que empezaron en un despacho trabajando desde casa a día de hoy tienen varios clientes en Sudamérica, quedan por Skype o Hangout y, mientras cumplan los KPI’s definidos no tendrás ningún problema.

Si tienes una tienda virtual es más de lo mismo: de lo único que te tienes que preocupar es del envío internacional, y poco más, algo que te pueden mirar en una gestoría en poco más de un ratito.

Con esto conseguirás lo que muchas empresas tardan años y años en hacer: Multiplicar por muchos enteros el público objetivo y, con ello, las oportunidades de venta.

8. Abre tu propio negocio o agencia

Dicho esto, evidemente abrir tu propio negocio o agencia es un must si tienes pensado trabajar desde casa.

Ahora bien, lo que más me suelen preguntar es: ¿de qué? Es sencillo: Todo tiene mercado en esta vida, y más si te quieres enfocar a todo el mercado hispanohablante, así que lo mejor es que elijas algo que te gusta, ¡no te olvides que vas a echarle más horas que un reloj!

Si al menos eliges algo que te gusta tendrás muchas más oportunidades de hacer algo bonito, porque “no te costará” echarle horas a tu proyecto, y eso es un detallito muy a tener en cuenta porque, ya te vas a “autoemplear”, ¡al menos que te guste!

9. Abre una tienda virtual

Si lo que quieres es abrir una tienda virtual tienes dos medios de hacerlo:

  • Comprando el stock.
  • Sin stockaje.

La primera opción es la más “de toda la vida”, quieres abrir una tienda, hablas con un distribuidor, compras la mercancía, montas el ecommerce y lo intentas vender.

La parte mala es que necesitas una inversión inicial (el producto que compras más un sitio para almacenarlo). La parte buena es que en una vez que lo compres lo tienes todo bajo control, y eso da mucha tranquilidad.

La segunda se fundamenta en lo que se conoce como dropshipping, es decir, en lugar de comprar para revender lo que haces es directamente jugar con el stock de un distribuidor o una tienda de tu barrio que ya lo tiene y, cuando tengas un pedido, vas allí, preparas el pedido y lo envías.

La parte buena es que no necesitas una inversión inicial potente, pero claro, tu margen se verá reducido y estarás en las manos de un distribuidor…

10. Haz un plan de negocio

Por último, hagas lo que hagas y montes lo que montes, desde un ecommerce con la mercancía en tu casa hasta una campaña de marca personal para acabar trabajando en esa empresa que tanto te gusta, es fundamental que hagas un plan de negocio.

Sí, sé lo que estás pensando: Un plan de negocio es una cosa larga y tediosa que nunca sirve para nada. Y estás en lo cierto.

Por otro lado hay un montón de estudios que dicen que las personas que escriben las cosas que quieren lograr tienen muchísimas más probabilidades de llegar a ellas. Por un camino o por otro.

Con esto quiero decirte que el hecho de escribir te hace concentarte no sólo en el objetivo, también en la forma en que quieres llegar a él, y esa es precisamente la parte buena.

Ahora bien, no hace falta que hagas un plan de negocio de 100 páginas con lujo de detalles, bastará con una hoja de ruta realista y muy bien pensada sobre cómo vas a conseguir hacer las cosas. Eso sí, te va a tocar investigar, y bastante.

Te toca investigar cómo está el mercado, quiénes son tus competidores, qué estás haciendo y qué vas a hacer tú para ganarles. Casi nada.

Y con esto finalizamos este post, si has llegado hasta aquí te voy a poner deberes: Quiero que me cuentes en los comentarios qué piensas hacer para ponerte no sólo a trabajar desde casa, también a ganarte la vida con ello, ¿te animas?

Resumen
Nombre del artículo
Ideas para trabajar desde casa por Internet
Descripción
10 ideas para trabajar desde casa por Internet y, lo que es más, que puedas vivir de ello. ¡Te espera una guía de casi 4.000 palabras!
Autor
Aún sin valoración

¿Valoras el post?

Shares
Share This